Conarroz refuta dudosos estudios económicos de la OCDE



●Documentos publicados por la entidad evidencian desconocimiento sobre el sector arrocero costarricense.

Por Edmond H. Robinson| Encargado de Comunicación Estratégica y redacción Charlemos.

La Corporación  Arrocera  Nacional  (Conarroz),  emplazó – con  una  segunda  nota oficial – a  la  Organización  para  la  Cooperación  y  el  Desarrollo  Económicos (OCDE), debido a   que  considera que  las  afirmaciones  realizadas  por  este  organismo internacional,  distan  mucho  de  las bien intencionadas propuestas  que  fortalezcan  mejores  prácticas  y reformas que procuren   un desarrollo sostenible e inclusivo del país.

Esta  segunda  reacción   obedece  a  una respuesta  “políticamente  correcta”,  pero plagada  de inconsistencias  a  la  primera  nota enviada el pasado 18 de setiembre 2020

En  esta  ocasión  Conarroz  expresó  de  manera  detallada  los  argumentos económicos,  estadísticos,  financieros  y  operativos  por  los  que  la  OCDE  tenía graves  equivocaciones  de  interpretación,  sin  embargo,  la  entidad  genera  una respuesta  donde indica  que el cambio en el  precio  que  esos escenarios  plantea es hipotético  e  ilustrativo  y  no  tiene  carácter normativo.

En  esta  segunda protesta  de  la  Corporación  (fechada  1  de  febrero  2021),  las observaciones  de  la  institución  están  dirigidas  a  desautorizar,  nuevamente  los argumentos  expuestos  en  el  documento  “Estudios  Económicos  de  la  OCDE Costa  Rica”,  divulgado  en  julio  del  2020  al  que  continuaron  las  dos  notas  antes citadas.

En  esta  oportunidad  Conarroz  vuelve  a  exponer  los  motivos  por  los  cuales  la  OCDE está  mal fundamentada en sus apreciaciones:

1.  Llama la atención que, realizando un estudio sobre Costa Rica, no se consultó al  ente  rector  del  sector;  como  tampoco  fue  solicitada  información  al Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), y en su lugar se basaron en estudios  de  “profesionales  privados”,  con  oscuros intereses  parcializados  al desmantelamiento del sector productivo agropecuario.

2. La  revisión  del  informe  antes  citado,  evidencia  el  uso  de información  incorrecta, torcida e inexacta   que  ha  llevado  a  conclusiones  y recomendaciones  para  la  generación  de  políticas  públicas  que afectan  al  sector  arrocero  y  al  país  en  general.

Este ente Internacional utiliza  datos  que  corresponden  a  escenarios  hipotéticos  e  ilustrativos que denotan gran desconocimiento en la materia lo que provoca una distorsión de la realidad productiva del principal alimento que se consume en Costa Rica.

3.  En  relación con   la petición de OCDE  de solicitar mejora  al  dinamismo  empresarial  y  el  bienestar del  consumidor  mediante  una  reforma  regulatoria,  aduciendo  que  el  precio del  arroz  es  alto  en  el  país,  es  fundamental  establecer  que  la  información  es incorrecta  puesto  que  se  indica  que  un  kilogramo  de  arroz  cuesta  ¢ 1.165.42 colones,  cifra  que  no corresponde con el mercado nacional

4.  En este distorsionado  informe  se  señala  erróneamente  que  los  hogares  más  pobres  se  han visto  más  afectados  por  la  regulación  del precio del  arroz,  justificando  la  liberalización del mercado.

Sobre este punto en  particular, hay que aclarar que el documento estipula erróneamente que  para los hogares más pobres, la compra de arroz representa un 8% de sus ingresos. Nuevamente esta  manifestación  es  falsa,  puesto  que  el  porcentaje  equivale  a  un 4.8%.

En  este  sentido,  Conarroz  solicita  a  la  OCDE  suscribir una   fe  de  erratas  que permita  dejar  clara  la  información,  enmendar el daño causado, así como acudir a fuentes confiables que contengan   respaldos  técnicos  apropiados,   y  una  disculpa  al sector arrocero en desagravio a quienes sostienen en sus hombros el gran compromiso de alimentar a todo un pueblo.A la  fecha,  la  OCDE  está  conformada  por  37  países  miembros,  la  mayoría  de  ellos europeos  (26  países),  mientras  que  de  América  y  Asia  se  han  integrado  cinco naciones.

Costa Rica se encuentra actualmente en el proceso de incorporación, por lo  que  es de vital  importancia  que  cualquier  argumento  de  reforma  institucional  o de  política  pública  sea  ampliamente  estudiado  y  en  concordancia con la necesaria y vital  información veraz.