Andrés Pozuelo lamenta caída de la producción y critica manejo de la crisis



  • El presidente Carlos Alvaro llama a la unión al temer que se viene una “etapa durísima” para Costa Rica por la pandemia de la covid-19

Entrevista concedida al programa Charlemos hace una semana por el empresario Andres Pozuelo y antes de que se revelara los índices de desempleo galopante.

“El monopolio de la información lo tiene el Estado y eso es muy grave. Ya los costarricenses nos hemos acostumbrado a que el Estado y algunos medios (ya sabemos cuáles son) tengan el monopolio de la información. Nos la dan a poquitos y nos la dan tal y como el Estado quiera darla”. Así de conciso, sin edulcorantes ni sutilezas, se expresó el empresario y comentarista político Andrés Pozuelo en el programa Charlemos al considerar que “la prosperidad es salud”.

Era la tarde del viernes 12 de julio y el gobierno, justamente, acababa de anunciar un endurecimiento de las restricciones sanitarias. Llegaba la alerta naranja a toda la Gran Área Metropolitana (GAM). Llegaba la hora del martillo o del martillazo.

“En realidad la pandemia no está creando los problemas económicos que tenemos, son las acciones del Estado. (…) Esta es la primera vez en la historia que los gobiernos, en toda su arrogancia, tratan de manejar algo tan complejo como una pandemia”

El recurso de la cuarentena y el confinamiento ha sido empleado desde hace siglos: desde los tiempos bíblicos hasta la era industrial. Es más, a inicios de siglo XX, Mary Mallon, conocida como Mary Tifoidea, fue obligada a vivir en confinamiento durante veinticinco años, pues se consideraba una amenaza perpetua a la salud pública. Sin embargo, desde el desarrollo de los antibióticos y las vacunas, empezó a ser considerada una metodología caída en desuso.

Andrés Pozuelo, quien considera que fue enfático al reconocer que en el pasado reciente las autoridades políticas no implementaron medidas como las de hoy: “En la pandemia de 1968 los gobiernos no intervinieron de esa manera y la pandemia siguió su curso normalmente hasta que la población alcanzó una inmunidad de rebaño razonable”. Y eso, según agregó, demuestra que la crisis económica que enfrentamos se debe a las malas decisiones de los Estados y no propiamente a la infección.

Según el empresario, el déficit fiscal, pese a representar una amenaza monstruosa, no es uno de los puntos más graves de la crisis que padece nuestro país. “A mí lo que me preocupa es el déficit de producción”, señaló.

“Ya Costa Rica venía bajando su inversión y su productividad de manera acentuada y estas acciones del Estado, estas restricciones, lo que han hecho, básicamente, es crear una crisis de producción. El Estado no nos deja producir en paz. Y no solo no nos deja producir en paz sino que nos genera una amenaza constante”.

Para Pozuelo, existen suficientes indicios para suponer que a Carlos Alvarado solo le interesa cavar un hoyo más profundo, “esperando que los organismos internacionales llenen el hoyo de agua para que el gobierno pueda salir flotando”.

Pozuelo puntualizó que es absolutamente comprensible que al inicio de la emergencia sanitaria los gobiernos hayan reaccionado desde el pánico y desde el pensamiento grupal. “Démosle el beneficio de la duda de que hasta finales de abril o principios de mayo ese miedo existía”, subrayó. Pero, según indicó, ya en mayo existían estudios que mostraban que las medidas de confinamiento, al menos en Europa, no habían provocado los resultados deseados. Es decir, en palabras de don Andrés, las cuarentenas estrictas, a la larga, no traen tantos beneficios relacionados con contagio y morbilidad, y sí provocan un verdadero desastre socioeconómico.

“Definitivamente no se ha dado criterio político ni el criterio económico. Básicamente se le entregó al ministerio de Salud, bajo la sombrilla de la Ley General de Salud, el poder absoluto del país, se le dio poder de dictadura, y la orden sanitaria se convir.

El presidente llama a aportar y menos a reclamar individualidades.

Presintiendo que se aproxime una inmanejable situación de la pandemia y que surja un ” canabalismo de intereses” el mandatario de la República hizo circular una grabación de 5 minutos entre sus allegados, pero que se viralizó al filtrarse en redes sociales.

“¿Vamos a dejar que sea un canibalismo de intereses sectoriales el que rija el debate? ¿O será la solidaridad la que prevalezca?”, se cuestionó el presidente ante su equipo de gobierno.

Visiblemente dolido por el número de personas contagiadas y fallecidas, pero también por lo que se avecina dijo que “Es necesario que nos unamos, sin unión no habrá un buen futuro, o nos unimos o nos hundimos”, agrega en el audio tras adelantar que se viene una “etapa durísima” para Costa Rica por la pandemia de la covid-19.

“Esta decisión de actitud debe ser la que le dé margen al Gobierno y a los diputados y diputadas para adoptar las medidas que necesita el país poniendo la responsabilidad de primero, y no la presión de grupo o las amenazas políticas de cara al proceso electoral que se avecina”, expresó el mandatario.

Alvarado afirmó que comparte la misma angustia que sufren quienes no saben cómo llevarán comida a su mesa o temen que un familiar enferme de covid-19.

“Hay preguntas válidas, ¿cómo y qué se negociará con el Fondo Monetario Internacional? ¿Cómo se seguirán adoptando las medidas sanitarias en lo que sigue de la pandemia? ¿Qué pasará con el desempleo?”.

“Hoy quiero hacer énfasis en una pregunta que debe estar anterior a todas las que debe responder el país, y que todo el país, cada sector y cada uno de nosotros en nuestro fuero interno debe responderse. La pregunta es, ¿cuál es la actitud con la cual enfrentaremos las decisiones necesarias?”, apuntó Alvarado.

Añadió que ante los meses venideros, cada persona “debe ponerse la mano en el corazón y decir qué voy a poner yo para solucionar esto, en vez de empezar diciendo por qué soy excepcional y porqué me deben dejar exento”.

Las medidas de confinamiento para bajar estos números han provocado que la tasa de desempleo llegue a un 20,1% en los meses de marzo, abril y mayo. Esto significa un aumento de 8,8 puntos porcentuales con respecto al mismo periodo en el 2019.