Encuesta de Índice y Consumer Media Intelligence revela que gobierno aprovecha crisis del Covid-190



“El trabajo de un estratega es el de un director técnico. Usted va leyendo el partido y, de
acuerdo al conocimiento que se tiene del rival y de sus propios jugadores, acá entra lo
táctico, usted va haciendo los cambios de ritmo y las jugadas necesarias para alcanzar el
triunfo”.

Así lo mencionó Iván Barrantes, estratega y consultor, en el programa Charlemos del viernes 26 de junio. Barrantes dirige la firma Consumer Media Intelligence y junto a Eugenio Carvajal de la firma Índice, días atrás, publicaron el séptimo estudio de análisis
de coyuntura.

Este informe se realizó por primera vez en diciembre del 2018 y, según mencionó Barrantes, desde entonces han tratado de realizarlo de manera bimenseual. En palabras del estratega en el mercado costarricense casi no existen iniciativas que recaben,
sistematicen e interpreten información confiable sobre el acontecer nacional.

Barrantes es considerado el artífice del triunfo de Luis Guillermo Solís en el 2014. Y, según dijo, cuando él regresó al país para ocuparse de la campaña del Partido Acción
Ciudadana (PAC), desistió de emplear los estudios de opinión tradicionales y buscó a
Carvajal para así “darle un giro al análisis de campaña. Según Barrantes el interés fue
“darle un giro al análisis de campaña desde la perspectiva mercadológica” y, para ello,
buscaron una firma que entendiera el lenguaje del consumo masivo y los conceptos de
inmediatez.

Apuntó, además, que el objetivo no es pronosticar, sino “entender la tendencia, saber leer
entrelíneas, y sobre eso, ir tomando las decisiones”.

Barrantes manifestó que el primer análisis que realizó conjuntamente con Índice se ocupó
del evaluar el la coyuntura de discusión del combo fiscal.

“Lo que hacemos es que
tenemos una columna vertebral estándar, que siempre pregunta lo mismo, pero siempre hay un capìtulo con cinco, seis y hasta ocho preguntas sobre el tema del momento. Hemos
pasado por la ley fiscal, la ley de huelgas, el tema de Óscar Arias, el primer año de gobierno y, evidentemente, en la entrega número siete, primera semana de mayo, el tema era el
coronavirus”.

Uno de los hallazgos de la medición se relaciona con la mejora en la percepción de la labor
del gobierno. Se entiende, entonces, que la gestión de las autoridades sanitarias le ha permitido a este segundo gobierno del PAC capitalizar políticamente los logros en materia de salud pública y, sobre todo, en lo que atañe a la emergencia por el Covid-19. Según
Barrantes esto debe ser valorado como un proceso, no como algo espontáneo.

“En la medición número seis, que fue en la última semana de febrero, cuando estaba el caso de la UPAD en su apogeo, el gobierno tenía una de las valoraciones negativas más
grandes los últimos años” (…) Hay que recordar que los primeros sesenta días del 2020 fueron caóticos: en dos meses se fue la ministra de Justicia, se fue el canciller, se fue la del PANI, se fue (que todavía no sabemos por qué) Guillermo Araya del Instituto Costarricense sobre Drogas, entonces, la percepción de un gobierno frágil, de un gobierno sin norte, era
muy fuerte”, añadió.

Para Barrantes todo esto se vio agravado cuando “se destapa que, a pesar de más impuestos y más amnistía tributaria, seguíamos con más déficit fiscal… O la famosa
comparencia del exministro Chávez donde nos deja la noticia de que se va develar el secreto bancario… Todo ese combo, de verdad, tenía en la lona al gobierno de Carlos Alvarado”.

Los resultados del estudio permiten concluir que la evidente sensación de riesgo relacionada con la pandemia, aunado a una agenda mediática caracterizada por el
catastrofismo, ha favorecido el ascenso de una figura de protector. Ademas, Barrantes mencionó que 
ante la ausencia de liderazgo del presidente Alvarado, esa figura de protector se encarnó en personalidades como el ministro de Salud, Daniel Salas, el presidente de la Caja Costarricense del Seguro Social, Román Macaya, y Alexander Solís de la Comisión Nacional de Emergencias.

Barrantes, por último, destacó que en la fase siguiente de esta crisis, en la que será necesario que el gobierno brinde respuestas a necesidades básicas como empleo y comida, no pareciera existir tanta claridad como en la fase del miedo.