Por falta de capacidad de almacenamiento país no puede aprovechar baja del petróleo



En palabras del Dr. Alejandro Muñoz, presidente ejecutivo de Recope, no se espera que haya un repunte significativo en los precios del petróleo, luego de la dramática caída en el precio de referencia del West Texas Intermediate (WTI) o crudo estadounidense.

En entrevista con el programa Charlemos, Muñoz conversó sobre este y otros temas relacionados con la gestión de nuestro país en materia energética.

Cabe recordar que el 20 de abril pasado, en una jornada sin precedentes, el precio de
referencia para el WTI llegó a valores negativos; esto como resultado del colapso en la poca demanda.

“El tema es que en el mundo entero no hay capacidad de almacenamiento para la cantidad de crudo que se estaba produciendo, por efecto del mercado estadounidense y también por el no acuerdo entre los grandes productores (Arabia Saudita y Rusia); esto saturó los
mercados y la capacidad de almacenamiento”, apuntó Muñoz.

Es importante aclarar que el WTI no es valor de referencia para la mayoría de los mercados en el mundo. De hecho, según mencionó Muñoz, nuestro país utiliza como referencia el petróleo Brent, el cual se utiliza en Europa y en la mayoría de Latinoamérica.

Regularmente, el petróleo Brent y el WTI tienen comportamientos de mercado muy
similares.

Sin embargo, apuntó Muñoz, en esta ocasión no fue así. Dicho de otro modo, esa rebaja abrupta del petróleo no necesariamente tendría un impacto positivo directo en los precios de nuestros combustibles.

“Recope hace una compra al año, un gran concurso internacional, en el que los grandes proveedores ofertan. Antes de que se diera la pandemia, ya nosotros habíamos hecho el concurso internacional y la compañía que nos está proveyendo estaba en curso con los barcos”, agregó Muñoz. Y eso, aunado a la baja en la demanda, explica por qué en este momento todos los planteles, desde Limón hasta Barranca, se encuentren prácticamente al tope de capacidad.

Todo este fenómeno, según mencionó, “en lugar de beneficiar, perjudica la movilidad de los recursos”.

Las ventas de Recope han sufrido una reducción del 50%.

Y si bien es cierto que Costa Rica cuenta con una enorme capacidad de almacenamiento, existe una problemática asociada con los elementos logísticos.

Días atrás el gobierno de la República propuso aprovechar los recursos generados por la baja en el precio del petróleo para financiar una especie de seguro de desempleo ante la debacle económica asociada al Covid-19.

Al ser consultado respecto a las posibilidades reales (tomando en cuenta la capacidad limitada de almacenamiento) de aprovechamiento de esa baja en el precio del crudo, el Dr. Alejandro Muñoz fue enfático:

“Definitivamente, si es por capacidad de almacenamiento propio, no podríamos en este momento aprovechar la caída de los precios internacionales. Debido a que no tenemos donde almacenar. Ya todo lo tenemos cubierto”.

Y añadió: “Hemos buscado opciones, capacidad de almacenaje, en Panamá, en el Caribe e igualmente en la costa del Golfo, pero no hay capacidad de almacenamiento. Es decir, todo está lleno”.

Mientras tanto el Director Ejecutivo de la Cámara de Empresarios del Combustible (CEC) José Miguel Masís, en declaraciones para Charlemos coincidió en que existe una caída en la demanda, pero precisó que se trata de un fenómeno complejo, diferenciado según las diferentes
territorialidades:

“Hay una diferenciación entre las zonas agrícolas y las zonas de la Gran Área Metropolitana ¿Y por qué es importante esto? Porque precisamente en los reportes que recibimos las zonas agrícolas no reportan disminuciones importantes.Sin embargo, bastantes estaciones de la Gran Área Metropolitana reportan rebajas de al menos 50%”.

Masís añadió que un eventual aprovechamiento de la rebaja en la caída de los precios internacionales para financiar un seguro de desempleo, necesariamente, dependerá de que aumentemos el consumo de combustibles y que país no podrá beneficiarse de petróleo barato.