Estado insalubre de la antigua Escuela de Enseñanza Especial de Santa Ana impide a alumnos recibir lecciones.

  • Burocracia impide que 160 alumnos se pasen a nuevas instalaciones.

La mayoría de los 160 alumnos de la Escuela de Enseñanza Especial de Santa Ana ya suman casi 15 días sin asistir a las viejas instalaciones de la Escuela de Enseñanza Especial de Santa Ana que se encuentra en condiciones deplorables, con el agravante de que debido a trabas burocráticas tampoco pueden hacer uso de las nuevas instalaciones de otro centro educativo que se encuentra prácticamente finalizado desde octubre del año pasado.

Un grupo de funcionarios del Banco Nacional de Costa Rica –que administra el fideicomiso que financió los trabajos de la estructura educativa terminada– el Ministerio de Educación, la compañía constructora y la Defensoría de los Habitantes se reunieron en el lugar para dar por recibida la obra cuyo valor ronda los $4 USD millones, pero ese paso resultó infructuoso.

En los últimos días la mayoría de los 160 alumnos de Santa Ana, Santa Antonio de Belén, Puriscal, Escazú, San José, Pavas, San Rafael de Alajuela y lugares circunvecinos, se encuentran sin recibir lecciones en las nuevas instalaciones y, por eso, algunos de los infantes utilizan la antigua infraestructura en el Patronato Nacional de la Infancia (PANARE) en la comunidad de Pozos de Santa Ana.

“Esta situación le está causando un gran daño al proceso educativo de los alumnos porque la mayoría de los padres no están dispuestos a mandar a los hijos al viejo sitio donde las aulas son extremadamente pequeñas, el cielo raso se está cayendo, la ventilación es pésima, el zacate está muy crecido, el tanque séptico despide malos olores y existe solamente un sanitario para toda la población estudiantil, personal administrativo y docentes”, afirmó Solano.

Crédito de la imagen: Teletica

De acuerdo con la madre de familia, Sonia Solano, la antigua Escuela está a punto de quedar clausurada por el Ministerio de Salud que podría retirarle el permiso sanitario de funcionamiento debido a las pésimas condiciones en que se encuentra.

Posible solución

La madre de familia indicó que la Defensoría de los Habitantes se comprometió a mediar en la resolución del conflicto y, por eso, se convocó a una nueva reunión el próximo viernes o lunes.

El nuevo centro educativo se caracteriza por un diseño que abunda en estrategias de arquitectura bioclimática y construcción verde, accesorios, mobiliario y equipamiento especializados para diferentes necesidades de movilidad, cognitivas y sensoriales, en todas las etapas pedagógicas requeridas, como: Estimulación Temprana, Maternal, Pre kinder, Kinder, Preparatoria, I, II, III y IV ciclos que concluyen a los 21 años, según lo describe el Arquitecto Ibo Bonilla.

“Nosotros como padres de familia tuvimos que soportar hasta presiones de las autoridades del MEP amenazándonos con que íbamos a ser denunciados ante el Patronato Nacional de la Infancia sino enviábamos a los niños a la vieja Escuela, eso es algo inconcebible porque ellos mismos saben que el otro lugar es un tugurio”, relató Solano.
La Escuela recién construida tiene un área de 6.111 metros cuadrados que incluyen todas las aulas especializadas, Talleres de Artes Industriales y Educación para el Hogar Tercer y Cuarto Ciclo (Educación Diversificada), Servicios de apoyo complementario, Terapia Física, Terapia Ocupacional, Salón Multiuso, Aula de música, Casa didáctica, Comedor, Espacios administrativos y generales, Aula de capacitación, Terapia del Lenguaje, Trabajo Social, Sicología, Servicios de apoyo fijo o itinerante, Salas para padres de familia, Bodegas, parqueos y otros complementos.